8 de mayo de 2010

EL HOMBRE DE LA TAPA

De excelente humor llenó el Luna Park el viernes por la noche, en lo que fue la primera presentación en Buenos Aires de su nuevo disco, Confía. Fito salió a escena a las 21.45 vestido de traje y corbata, íntegramente de blanco, y arrancó el show sentado al piano con "Folis Verghet", tema de La la la, el disco que sacó con Luis Alberto Spinetta en 1986.

"Muy buenas noches carajo, sean bienvenidos a una larga noche", se presentó Páez. Y tenía razón. El recital se extendió por más de dos horas con un ritmo vertiginoso, casi carente de baches. Luego de la curiosidad de la primera canción, el primer segmento del show estuvo marcado por la combinación entre los temas de su nuevo álbum ("Tiempo al tiempo", "Confía", "La nave espacial", "London Town" y "Limbo mambo") y viejas canciones, que fueron las que más movilizaron al público.

"A ver che, a mover el culo", pidió Fito antes de encarar una potente versión de "El chico de la tapa", que provocó la primera explosión de la noche. "Llueve sobre mojado", el hit de aquella frustrada experiencia con Joaquín Sabina y la bellísima "11 y 6" también despertaron entusiasmo en la gente.

Antes de "Limbo mambo", Fito admitió: "No hay muchos temas, siempre repito lo mismo con el color del momento". Y si el rosarino siempre fue autorreferencial en sus kilométricas letras, habrá que pensar que está pasando por un momento de optimismo, ya que en "Limbo." asegura que en la vida "sólo se trata de caminar" y en "Tiempo al tiempo" canta "todos los días sale el sol y la luna vuelve a brillar". Este optimismo se vio reflejado en el show, en el que Fito siempre contagió alegría.

A mitad del recital, el rosarino dejó de lado casi totalmente el material de Confía y se dedicó satisfacer a sus fans con una catarata de clásicos. Uno tras otro pasaron "Cable a tierra", "Tumbas de la gloria", "La rueda mágica", "El amor después del amor" (con Claudia Puyó en coros) y dos de los mejores temas de su extenso repertorio: "Polaroid de locura ordinaria" y "Ciudad de pobres corazones", canción en la que protagonizó un gran duelo de guitarras con el endemoniado Dizzy Espeche.

Luego del revoleo de buzos y camperas en "A rodar mi vida", Páez se tomó un descanso y volvió un poco más informal, con jeans, zapatillas, camiseta y saco rosa, para tocar los bises. Pese a que en el intervalo el público coreó entera "Dale alegría a mi corazón", esta no fue tocada. Las canciones elegidas, en cambio, fueron "Giros", "Dar es dar" -con el rosarino caminando entre la platea- y el hit de cancha "Mariposa Tecknicolor". Fue un final bien arriba para una noche larga e intensa, en la que Fito no se guardó nada.

Por Víctor Pombinho

1 comentario:

Flavio Pigazzi dijo...

hola, arme estas dos listas de videos del viernes y del sabado

Videos en youtube del 7 de mayo

http://www.youtube.com/view_play_list?p=0125C493532806D0

Videos en youtube del 8 de mayo

http://www.youtube.com/view_play_list?p=EC6BE7DA5F5747CC

son los dos shows completos, lástima que no me dejaron usar la video-filmadora que hubiese salido mejor.

un abrazo.

Spinetta por Aznar

Hoy todas las guitarras están de luto
La mía, que tendría que haberse puesto a repasar zambas
sólo puede pensar en la tuya,
tal vez porque el barro
tal vez porque este balcón donde te vi
casi por última vez
mira una nube de la forma y el color
de esas eléctricas con las que soñábamos de chicos
Este balcón que se quedó esperando una charla
unas palabras o un abrazo
más
que yá no llegará
Luto también en las palabras
habituadas como estaban a que les pusieras
cascabeles
guirnaldas asonantes
o ruedas de tren apocalíptico
caleidoscópicos ojos de fertil papel
de tu prolífica pluma
que suma y resta sílabas
del metro patrón de las esferas
apenas solas
a solas penas
Adiós
que sea A-Dios
a sus brazos
a ese rincón de magia
que seguramente Él guardará
para los que se animan a jugar
con los bloques con los que ha construido el mundo
haciendo pequeños nuevos mundos de cuatro minutos
donde el corazón se muestra
y baila desafiando al vacio
Adiós
Mientras me duele el pecho
te imagino en viaje
por inmensidades más vastas que las del Capitán
pero a diferencia de él
sé que tendrás todos los tangos silbados al oído
y nunca faltará un mate
ni perfume a malvones
En todos nosotros se queda un pedacito tuyo
serás inspiración multiplicada por millares
a lo largo de los años
y lo ancho de las geografías
Cambiaste nuestras vidas
abriendole camino a la imaginación
cantándole salvaje o dulcemente
a los misterios que nos habitan
al misterio que somos
Adiós
No me resigno a tener que decirlo
Adiós
mensajero del infinito

Pedro Aznar