2 de noviembre de 2010

Fito Páez vino a ofrecer su corazón

Anunciado para las 7 de la tarde, el concierto del compositor y cantante argentino brindó sus primeras notas a la intemperie a las 7:20 pm, con un intro a piano que enseguida emocionó al millar de personas reunidas.

Para cuando Páez llegó al viñedo ya los asistentes habían degustado diversos alimentos y, sobre todo, bebido de la variedad de vinos artesanales de la región, porque ¿cómo ir a un viñedo, apreciar semejante paisaje a la expectativa de un excelente músico, y no brindar? El ánimo estaba en su punto.

Antecedido en un escenario alterno por los músicos Gabriela Bojórquez, Roberto Salomón y Christopher Spanos; Fito Páez empezó el repertorio con 'Si es amor' y sin interactuar con los asistentes continuó con 'Cable a tierra', antes de dar voz a un himno: 'Dale alegría a mi corazón'.

Los seguidores cantaron y alzaron en una mano su copa mientras con la otra fotografiaban al cantautor originario de Rosario, Argentina, a fin de preservar ese momento que -en efecto- alegraba cientos de corazones.

Al ver la pronta respuesta a escasos tres temas, Fito citó a Bob Dylan en su máxima "guarda las energías, las vas a necesitar", pero aquella petición era imposible de complacer frente a quien por primera vez pisaba los fértiles suelos del Valle de Guadalupe.

'Tiempo al tiempo', 'Dos días en la vida' y 'Tumbas de gloria' siguieron asentando la atmósfera bohemia y asimismo roquera, no obstante la ausencia de cuerdas o percusiones. Es que Paez se musicalizó únicamente con piano (pintoresco piano, por cierto).

Al menos así lo hizo por una hora, tiempo en que además interpretó 'Desarma y sangra' (de su compatriota Charly García), 'Un vestido y un amor', 'Zamba del cielo' (que irónicamente es un tango), la coreadísima 'Al lado del camino' y 'La rueda mágica'.

Pero en punto de las 8:20 pm, la 'Ciudad de los pobres corazones' arribó estridente al tomar Fito su guitarra eléctrica, instrumento que también ejecutó para 'Naturaleza sangre'.

Luego vino el típico engaño de retirarse del escenario, que (como ya es tradición en todo concierto) duró hasta que los gritos de ¡otra, otra! le hicieron retornar para saldar la deuda de dar voz a algunas de sus más esperadas piezas: 'Mariposa tecknicolor' y 'Yo vengo a ofrecer mi corazón', esta última a capella.

El público se fue complacido, aunque hubo quienes se quedaron esperando clásicos como 'El amor después del amor'. Sin embargo, qué se le puede reprochar a quien inició en suelo bajacaliforniano su gira por México, país donde Fito Páez continuará en promoción de su material Confía pero en conciertos masivos bajo techo, nada que pueda superar la experiencia de disfrutarlo bajo estrellados cielos, andadores terracota, surcos con uvas y aceitunas, y sublimes bebidas espirituosas.

Varias de las rolas que ejecutó

Si es amor
Cable a tierra
Dale alegría a mi corazón
Tiempo al tiempo
Dos días en la vida
Tumbas de la gloria
Desarma y sangra
Un vestido y un amor
Zamba del cielo
Al lado del camino
La rueda mágica
Ciudad de pobres corazones
Naturaleza sangre
Mariposa tecknicolor
Yo vengo a ofrecer mi corazón

FUENTE

1 comentario:

Flavio Pigazzi dijo...

muy buena lista de temas !!!
y me gusta este diseño del blog, queda más claro.

un abrazo

Spinetta por Aznar

Hoy todas las guitarras están de luto
La mía, que tendría que haberse puesto a repasar zambas
sólo puede pensar en la tuya,
tal vez porque el barro
tal vez porque este balcón donde te vi
casi por última vez
mira una nube de la forma y el color
de esas eléctricas con las que soñábamos de chicos
Este balcón que se quedó esperando una charla
unas palabras o un abrazo
más
que yá no llegará
Luto también en las palabras
habituadas como estaban a que les pusieras
cascabeles
guirnaldas asonantes
o ruedas de tren apocalíptico
caleidoscópicos ojos de fertil papel
de tu prolífica pluma
que suma y resta sílabas
del metro patrón de las esferas
apenas solas
a solas penas
Adiós
que sea A-Dios
a sus brazos
a ese rincón de magia
que seguramente Él guardará
para los que se animan a jugar
con los bloques con los que ha construido el mundo
haciendo pequeños nuevos mundos de cuatro minutos
donde el corazón se muestra
y baila desafiando al vacio
Adiós
Mientras me duele el pecho
te imagino en viaje
por inmensidades más vastas que las del Capitán
pero a diferencia de él
sé que tendrás todos los tangos silbados al oído
y nunca faltará un mate
ni perfume a malvones
En todos nosotros se queda un pedacito tuyo
serás inspiración multiplicada por millares
a lo largo de los años
y lo ancho de las geografías
Cambiaste nuestras vidas
abriendole camino a la imaginación
cantándole salvaje o dulcemente
a los misterios que nos habitan
al misterio que somos
Adiós
No me resigno a tener que decirlo
Adiós
mensajero del infinito

Pedro Aznar