26 de abril de 2010

LECCIONES PARA HACER UN ALBUM

Al llegar a su trabajo discográfico número 19 se podría creer que Fito Páez ya es el dueño de la fórmula para hacer su música. Sin embargo, él vuelve a comenzar y reinventa sus propias formas de trabajo para darle vida a Confía , el nuevo álbum con el que en pocas semanas saldrá de gira de conciertos.

"¿Cómo hacer un nuevo disco sin hacer lo mismo que en álbumes anteriores?", es la pregunta que lo atormentaba a finales del año pasado, cuando sentía que era hora de hacer nueva música.

La respuesta no la tenía él, "eso lo sabía de antemano". Sintió la necesidad de encerrarse en su casa, más exactamente en su rincón íntimo donde tiene su preciada colección de acetatos y a manera de terapia, sacarlos, limpiarlos con cuidado extremo e ir escuchándolos en un tocadiscos antiguo, de aquellos con agujas que ya no son fáciles de encontrar en el mercado.

Allí, en la música de finales de los 50, todos los 60 y parte de los 70, estaba la respuesta que buscaba Fito para su nuevo álbum: "Todo influye en una buena canción, desde el clima, el lugar, el estado de ánimo, hasta qué llevas puesto", comentó el artista rosarino en entrevista telefónica con Colprensa.

Y agregó: "Ya tengo algunos años en esto y siempre hay cosas nuevas que me estimulan más a la hora de hacer un disco. En Confía me preocupé por encontrar la mejor atmósfera para contar lo que quería contar".

"La pulpa del álbum"
Desde los años 90, Páez cuenta con Circo Beat , uno de los estudios más importantes de América Latina, en donde para lograr espacios para sesiones de grabación, hay que solicitarlas con más de seis meses de anticipación.

Esto no pesó a la hora de hacer este nuevo trabajo musical. Fito reunió un grupo selecto de músicos, viajó a la provincia de Córdoba y en un pequeño hotel se encerraron más de un mes, donde construyeron un pequeño estudio. Allí nació lo que él denomina "la pulpa del álbum".

Siguiente estación
Luego volvieron a Buenos Aires. Necesitó de las bondades tecnológicas de su estudio Circo Beat para crear coros imponentes y perfectos en un álbum que nació con un particular sabor en vivo.

No fue mucho el tiempo que pasaron en la capital argentina. Junto a un grupo reducido de amigos, Fito se reencontró con Brasil, país que visita desde hace 25 años con su música y que se ha convertido en el refugio perfecto.

En Troncoso, al noreste, viajó para poner las voces y arreglar algunas letras en medio del calor, grabando en pantalones cortos, con una cerveza fría siempre esperando en una pequeña mesa al lado del micrófono.

"Todo mucho más relajado, donde podías salir, pensar en lo que haces sin presiones. El calor estimula eso, a tener la cabeza más abierta, en contacto con la naturaleza y con el mar. Cosas que a la hora de crear son claves. Si tienes una nube negra el mar te la disipa con un chapuzón".

Allí no acababa el viaje en búsqueda de los elementos necesarios para Confía . Llegaron a Río de Janeiro, "otra metrópoli calurienta. Una ciudad muy vital". Se rodeó de excelentes músicos brasileños, para en 21 días terminar el álbum. "Fue un recorrido agotador, pero fenomenal, buscando en ciudades y lugares estímulos que me sirvieran a la música".

Momento de la lentitud
Doce canciones conforman Confía , comenzando por el tema que le da nombre al álbum, pero es con Tiempo al tiempo que está dando a conocer esta producción, una reflexión sobre el mundo y sus afanes.

En Tiempo al tiempo habla de relajar la urgencia, de que las cosas también se hacen solas, que el tiempo haga su tarea, de "disfrutar del paso del tiempo, que es una de las maravillas de la vida".

Incluso, en ella, le hace un homenaje a sus amigos, Los Auténticos Decadentes, banda argentina que supera las dos décadas de trabajo, en una de las estrofas de esta canción: "Pensaba en Los Decadentes, cuántas noches en la ruta. Hoy siguen juntos, qué bueno que está, dale tiempo al tiempo".

"Me pareció una idea muy linda. Es una banda de 20 personas que atravesaron más de dos décadas juntos. Son una familia. Qué difícil lograr eso en una Argentina tan resquebrajada y tan atomizada, que tantas personas estén juntas más de dos décadas, sólo para hacer música, es maravilloso".

A principios de mayo comenzará la gira de presentaciones por Argentina con su nueva música, sin olvidar sus infaltables clásicos, así como la interpretación de canciones de Charly García y Luis Alberto Spinetta.

En julio estará en Colombia. Es uno de los invitados al Congreso Iberoamericano de la Cultura, que se realizará en Medellín, donde estará haciendo un concierto: "Siempre es un placer volver a Colombia, te podrás imaginar todos los motivos", finaliza entre risas el cantautor de 46 años.

1 comentario:

Flavio Pigazzi dijo...

muy linda nota para entender este nuevo trabajo

Spinetta por Aznar

Hoy todas las guitarras están de luto
La mía, que tendría que haberse puesto a repasar zambas
sólo puede pensar en la tuya,
tal vez porque el barro
tal vez porque este balcón donde te vi
casi por última vez
mira una nube de la forma y el color
de esas eléctricas con las que soñábamos de chicos
Este balcón que se quedó esperando una charla
unas palabras o un abrazo
más
que yá no llegará
Luto también en las palabras
habituadas como estaban a que les pusieras
cascabeles
guirnaldas asonantes
o ruedas de tren apocalíptico
caleidoscópicos ojos de fertil papel
de tu prolífica pluma
que suma y resta sílabas
del metro patrón de las esferas
apenas solas
a solas penas
Adiós
que sea A-Dios
a sus brazos
a ese rincón de magia
que seguramente Él guardará
para los que se animan a jugar
con los bloques con los que ha construido el mundo
haciendo pequeños nuevos mundos de cuatro minutos
donde el corazón se muestra
y baila desafiando al vacio
Adiós
Mientras me duele el pecho
te imagino en viaje
por inmensidades más vastas que las del Capitán
pero a diferencia de él
sé que tendrás todos los tangos silbados al oído
y nunca faltará un mate
ni perfume a malvones
En todos nosotros se queda un pedacito tuyo
serás inspiración multiplicada por millares
a lo largo de los años
y lo ancho de las geografías
Cambiaste nuestras vidas
abriendole camino a la imaginación
cantándole salvaje o dulcemente
a los misterios que nos habitan
al misterio que somos
Adiós
No me resigno a tener que decirlo
Adiós
mensajero del infinito

Pedro Aznar